El Vino y la Luna

Y ese vino enamorado de la Luna…. upps! creo que la canción  no era exactamente así… pero quizá debería!

Y es que nuestra amiga de la noche, como ya sabemos, tiene una gran importancia en numerosos procesos cotidianos. Algunos de ellos tan conocidos como su influencia en las mareas. Hoy veremos más detenidamente lo importante que resulta en todo el proceso de vinificación… Vamos a ver los más importantes.

Durante la luna llena, y debido a la atracción gravitatoria, ésta ejerce cierta presión sobre los líquidos en la Tierra. Esto hace que sea una época perfecta para realizar el embotellado final, pues esta presión restaría turbidez, consiguiendo provocar un clarificado natural. Este efecto se multiplica en dias soleados, debido a las altas presiones.

Curioso verdad? Pues no es la única…

Vendimiar en Luna creciente, consigue una fruta más jugoso, pues nuestra vecina favorece el transito de fluidos en esta época.

Durante la Luna menguante, las plantas sufren una bajada de actividad. Siendo una buena época para las podas, pues esta «frenada», ayuda a cicatrizar y evitar parasitos y enfremedades.

En realidad, existen muchas más ayuditas las que nuestra vecina, pero se os ocurre te ocurre otro mejor, que una Luna Llena, iluminando tu jardin mienstras descorchas una botella de vino rosado… bien fresquito, una calida noche de verano en buena compañía…?

Chin chin!

 

No Comments Yet.

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies